Porteo: el arte de cargar a tu bebé

¿Tienes ganas de portear, pero te da miedo que se acostumbre a estar pegado a ti? Estás a punto de resolver todas tus dudas y descubrir sus grandes beneficios a nivel neurológico, físico y emocional.

Ahora que eres mamá, parece como si te hubieras sumergido en un mundo paralelo. Ves cosas en la calle o en internet que antes no hubieran captado tu atención; una de ellas puede ser el porteo. ¿Has visto a alguna mamá cargando a su bebé con fular o mochila? ¿Te has preguntado cómo lo hace, dónde lo consiguió, si es complicado? Todas estas inquietudes (que no sabías a quién preguntar) son compartidas por muchas mamás y papás, y aquí vamos a abordarlas.

Antes que nada, ¿qué es el porteo? Es el arte de cargar a tu bebé con ayuda de una tela o un portabebé diseñado específicamente para ese propósito. Y al hablar de cargar a un bebé, seguramente te llega a la mente lo que mucha gente dice a tu alrededor: “No lo cargues tanto porque lo vas a acostumbrar a los brazos”. Si esto te preocupa, puedes quedar tranquila que es imposible hacerlo: la naturaleza ya lo hizo por ti.

Todo bebé está programado genéticamente para buscar y pedir la seguridad que los brazos de su mamá le brindan; es parte de la naturaleza humana. Nuestra especie está diseñada para que las crías estén cerca de la madre y lo comprobamos principalmente por las siguientes características:

  1. La cantidad de grasa de la leche materna es muy baja, por lo que se digiere rápidamente y son necesarias tomas muy seguidas.
  2. Tenemos una necesidad de contacto equivalente en importancia a la necesidad de alimento.
  3. Nuestra falta de madurez al nacer nos hace la especie más dependiente de todo el reino animal.

 

¿Qué beneficios da cargarlo así?

El primer instinto que un bebé debe cubrir es el de supervivencia. Si se siente desprotegido, gastará toda su energía llorando para que alguien lo ayude a sentirse seguro. Esta energía debería estar siendo aprovechada en el desarrollo o el aprendizaje. Es por esto que diversas investigaciones en neurociencias han demostrado que los bebés que sufren estrés constante muestran retrasos en el desarrollo.

Cuando un bebé es porteado, este instinto está cubierto: entra en un estado llamado “alerta tranquila”, donde toda su energía se utiliza para captar el mundo a su alrededor. Por eso, los bebés porteados son más inteligentes.

Conoce más beneficios del porteo para tu bebé:

  • Estará más sereno y menos estresado, lo cual fortalece sus defensas para evitar enfermedades.
  • Llora menos y duerme mejor. Los bebés porteados lloran 43% menos que los que no lo son y duermen mejor.
  • La posición del porteo y el movimiento favorecen su digestión y la expulsión de gases.
  • El movimiento tridimensional en el porteo ayuda al desarrollo del equilibrio y la propiocepción (el sentido que informa al organismo la posición de los músculos).
  • Regula mejor su temperatura, frecuencia cardiaca y respiración.
  • Al estar cerca de ti, recibe más estímulos sensoriales y está más dispuesto para el aprendizaje.
  • Su lenguaje es estimulado porque te escucha hablar y le platicas más.
  • Se vuelve más seguro e independiente.

A ti también te beneficia:

  • La cercanía con tu bebé hace que secretes más oxitocina, la hormona del amor, lo que disminuye el riesgo de sufrir depresión posparto.
  • Te sientes segura, puedes moverte con facilidad y tienes manos libres para hacer otras cosas.
  • Te ayuda a atender al mismo tiempo a tus otros hijos.

 

¡Qué modernidad! Antes no había eso

El porteo no es nuevo, ni es exclusivo de alguna cultura. Estamos hablando de sabiduría ancestral que se perdió en la era moderna.

Fue a finales de los años setenta cuando comenzó a retomarse en Alemania, recobrando fuerza primero en Europa y luego migrando al resto del mundo.

 

¿Cuál es la forma adecuada de portear?

  • La posición correcta se ve como una letra “M”, donde las pompas están más abajo que las rodillas.
  • Se le llama Porteo Ergonómico porque respeta la postura natural que tu bebé adquiere al ser cargado, similar a una posición fetal.
  • El bebé debe ir siempre con el cuerpo viendo hacia ti para respetar también la curvatura natural de su columna.

¿No le hace daño ir con las piernas tan abiertas y no va incómodo? Más de 30 años de investigación científica confirman no sólo que esa es la posición óptima para el desarrollo de los huesos de cadera y espalda, sino también la más cómoda.

Pregúntate cómo preferirías tú pasar una hora de tiempo: ¿colgando de un arnés o cómodamente sentado en una hamaca profunda? Esa es la diferencia entre un portabebés ergonómico y uno que no lo es. No sólo es lo correcto para su desarrollo, también es cómodo para ambos.

posicion-ergonomica

 

¿Cómo elijo un portabebé adecuado?

Busca uno que respete la posición ergonómica. Hay varios tipos:

  • Fulares: son telas largas que tú debes manipular para acomodar al bebé en la posición. Son los más versátiles porque permiten un sinfín de amarres y posiciones al frente, espalda o cadera. Algo muy importante: si el fular estira en cualquier dirección, no se puede cargar a la espalda, ni se recomienda más allá de 6 a 8 kilos por seguridad y comodidad de ambos. Los fulares rígidos (que no pueden estirarse) no tienen límite de peso ni uso.
  • Bandoleras: cuentan con argollas y se ponen sobre un hombro. Se recomienda revisar que las argollas sean de aluminio de una sola pieza; de lo contrario, corres el riesgo de que la junta desgarre la tela o se abra con el peso.
  • Portabebé suave estructurado: existen varios tipos como las mochilas, Mei-Tais y Onbuhimos, los cuales son más prácticos de poner porque vienen preformados para que la colocación sea más sencilla. Siempre asegúrate de que sea adecuado para la edad de tu bebé.

 

Lo intenté todo, pero a mi bebé no le gustó

Tu bebé siente todo lo que tú sientes. Es normal que una mamá por primera vez en el porteo se sienta ansiosa o temerosa mientras intenta el amarre. Tu bebé recibe esta tensión y lo manifiesta. Trabaja en esas emociones y verás que las cosas cambian.

Procura hacerlo cuando tu bebé ya esté alimentado y limpio; si no, llorará para pedir comida o cambio de pañal. También llega a influir que el amarre no vaya bien ajustado, por lo que podría llorar al sentirse inseguro.

 

¿Dónde aprendo a usarlo?

Puedes seguir instrucciones en los videos de internet o consultar a una asesora de porteo que esté cerca de ti. No es complicado; como todo, es una habilidad que mejora con la práctica.

Te recomendamos esta página web con tutoriales en video: https://goo.gl/IgtM0H

¿Cómo sé si lo estoy haciendo bien?

Cuando acabes tu amarre, debes comprobar lo siguiente:

 

Vía: Mamá por primera vez

No hay comentarios

Escribe tu Comentario

1 × three =