Pregúntale a Sofía 2

Pregúntale a Sofía 2

Querida Sofía:

Acudo a ti porque mi bebé que tiene un mes de nacida y ya hace berrinches. ¿Cómo puedo tratarla?

Gracias a tus videos sobre el llanto y los berrinches de los bebés, aprendí que nunca tengo que dejarla desatendida pero en la práctica eso no me está funcionando.

En cuanto empieza a llorar, la veo, le hablo y no para de llorar. Le reviso el pañal y no está sucio. Le doy de comer a sus horas, termina de comer y a la media hora vuelve a llorar. Paseo con ella, le canto, la cargo, bailamos… y nada de eso logra tranquilizarla. Alguien más la carga y entonces automáticamente se calla.

¿Por qué hace eso? ¿Por qué conmigo llora tooodo el tiempo?

Me dicen que no tengo conexión con ella. Mi mamá ha observado que darle pecho es lo único que la calma cuando está conmigo pero efectivamente yo no siento esa conexión de la que hablan.

Agradezco mucho que me respondas.

Atentamente,
Pam
———————————————————–
Querida Pam:

¡Muchas felicidades por tu bebé!

Entiendo perfecto tu frustración, tu agotamiento y tu tristeza al sentir que no logras calmar a tu bebé.

Quiero empezar explicando el significado del llanto de los bebés para quitarle la carga emocional que conlleva. Al entender lo que es, poco a poco estarás más tranquila para atenderla.

Es súper importante que hagamos las paces con el llanto de los bebés, finalmente no es más que una forma de expresión. Durante el primer año de vida, es la más clara y ÚNICA manera que tu hija tiene para comunicar una necesidad.

Además de existir para llamar tu atención y asegurar su supervivencia, el llanto es un regulador de sus emociones, regula el enojo, el cansancio, la frustración, entre otras.
Parte de la magia de irnos conociendo mamá/papá y bebé, es empezar a entender qué nos quieren comunicar con su llanto. Aprender a identificar si están expresando dolor y nos están pidiendo ayuda, o si es un llanto de regulación de sus emociones.

Si el llanto termina en algo parecido a un berrinche, quiere decir que su cerebro primitivo tomó totalmente el control y sí, probablemente tu bebé esté furioso porque no logra comunicarte lo que tiene solo sigue sintiéndose mal, sin lograr que pase el malestar.

Cualquiera que sea la razón de su llanto recuerda que SIEMPRE hay que atenderlo, así vas construyendo su confianza primaria, con la cual van comprendiendo que sus necesidades básicas merecen ser atendidas.

Poco a poco irás conociendo qué necesita de ti tu bebé y él aprenderá sobre tus maneras de reaccionar, aquí se empiezan a entrelazar la confianza y el respeto mutuo.

Si el llanto es de autorregulación, puedes acercarte tranquilamente a su camita y asegurarle que estás ahí mientras le cantas una canción o le dices palabras dulces, si ves que se va calmando ¡bingo!, solo estaba relajándose y podrá autorregularse fácilmente con ese apoyo tuyo.

Si en cambio el llanto crece, entonces necesita más de tu ayuda, cárgala, arrúllala, háblale.

Recuerda que eres lo único que es familiar para ella, y que así como necesita comer, también necesita de tu amor, tu ternura y tu protección maternal para sobrevivir.

Por eso es importantísimo que el primer año de vida se sienta resguardada, escuchada, vista, atendida… en una palabra, que se sienta amada todo el tiempo.

Ahora bien, el fondo de tu pregunta es ¿por qué con los demás se calma y llora conmigo tooooodo el tiempo?

Tu bebé viene sin filtros, percibe todas las vibraciones y las emociones, en especial las tuyas.

Los bebés no tienen la capacidad que nosotros tenemos de ser independientes en sus emociones, sino que se mimetizan con las nuestras, se sintonizan con nuestras emociones.
Y, ¿adivina qué?

Son especialmente sensibles a tus emociones, eres su mamá.

Si tú estás nerviosa o sientes estrés por calmarlo, (como es natural que sientas) y ese estrés se intensifica al ver que tu bebé no se calma, el estrés sigue aumentando y el resultado es que tu bebé siente que estás intranquila y por lo tanto así no logra tranquilizarse.

Los bebés nos necesitan para recobrar su tranquilidad, esto significa que se sintonizan con la emoción que nosotros, mamá, papá o el adulto que lo cuida, estamos experimentando.

Si tú estás tranquila y confías, pronto podrá sincronizarse con tu emoción y regresará a su centro, gracias a TU guía.

Te propongo algo muy práctico que puedes hacer a próxima vez que llore:
 Antes de que corras a atenderla, haz una pausa.
 Respira profundo tres veces y conéctate con tu corazón que es tu fuente de amor; y desde ahí, acércate a ella.
 Antes de cargarla, pregúntale con calma y confianza en ti y en ella:¿Qué necesitas, mi amor? ¿Te duele algo, es el pañal? ¿Quieres que te cargue y sentirme cerca?

Dale un segundo, aunque no lo creas, está hurgando en tu estado interior y aprendiendo tu lenguaje.

Recuerda mantenerte centrada en tu corazón. ¿Cómo? Respirando profundo, sabiendo que todo está bien.

Cárgala, primero revisa si se hizo pipí o popó, o si tiene algún malestar físico. Mientras lo haces, háblale con dulzura y explícale lo que estás haciendo.

Una vez descartado cualquier tema físico, cárgala, arrúllala, cántale, permite que sienta su emoción en tus brazos, que empiece a regular sus emociones en la seguridad de tus brazos, en el arrullo de tu amor.

Poco a poco irás aprendiendo a escucharte y a conectarte contigo misma, y entonces como por arte de magia o, mejor dicho, por arte de amor, tendrás una conexión profunda con tu hija.

Recuerda que tú eres el vehículo de conexión de tu bebé con su paz interior.
Los primeros años de vida te necesita a ti para aprender a regularse mientras su corteza prefrontal crece permitiéndole entender el sentido de las cosas.

Como bien dice tu mamá, cuando le das pecho no solo alimentas su cuerpo, también estás nutriendo su espíritu ¿Cómo te sientes cuando le das pecho?

Me imagino que tranquila, segura, en paz. Esas son las emociones que tu bebé percibe y se sincroniza con ellas. Cualquier sentimiento que tengas a lo largo de este primer año (y durante toda tu maternidad) es muy normal, estamos vivos y eso implica experimentar emociones positivas y negativas.

Es importantísimo que no te sientas mal por ello. Nosotras como mujeres necesitamos tiempo para asimilar y aprender este nuevo rol de madres. Date tiempo para procesar tu propia emoción y poco a poco digerir lo que estás sintiendo.

Ser madre es algo intrínseco a ti, es natural, lo tienes en tu ser, sin embargo, aprendemos en el camino junto con nuestros bebés. Somos dos personas conociéndonos y formando el vínculo más fuerte de nuestras vidas.

Recuerda que el amor que sientes por tus hijos te da valentía para siempre seguir adelante, el amor que sienten por ti, te da la fortaleza para lograrlo.

Si te sirvió esta información, por favor compártela con mamás y papás, en redes sociales, ¡en donde quieras! Juntas estamos cocreando el futuro de nuestros hijos.

Con cariño,

No hay comentarios

Escribe tu Comentario

7 − five =